CHARLA-COLOQUIO “LOS HIJOS NO SE DIVORCIAN”

 

El lunes 29 de enero se celebró la charla-coloquio bajo el título “Los hijos no se divorcian” organizada por el grupo municipal Se Puede y el Círculo Podemos de Villaviciosa de Odón, en el local que generosamente cedió la Asociación de Vecinos para el acto.

La presidenta de la Fundación Filia de Amparo al Menor, Lucía del Prado, fue la encargada de presentar el evento junto con la concejal Ana Ramírez del grupo municipal Se Puede. Explicó el origen de la Fundación que lleva ya siete años ayudando a personas afectadas por divorcios de alta conflictividad, para proteger a los hijos menores involucrados.

“Los Niños del Divorcio” es un corto que vimos durante la presentación y que refleja el sufrimiento emocional del niño en el trance del divorcio de sus padres, sobre todo cuando existe una manipulación y utilización del hijo para dañar al otro. Hace visible el maltrato psicológico infantil.

Muchos afectados por este problema cada vez más extendido han venido a dar su testimonio en primera persona, tanto madres como padres y abuelos.

También se hizo patente la deficiencia del Sistema Judicial para solucionar estos conflictos, por falta de medios y de personal cualificado y especializado, lo que muchas veces produce dilaciones y actuaciones nefastas para los menores afectados.

Una novedad que ya existe en comunidades como Cataluña y el País Vasco y que está teniendo buen resultado, es la figura del Coordinador Parental que existe desde hace tiempo en Estados Unidos y que busca formas de afrontar y entender una problemática cruel y difícil de llevar.

Gracias al trabajo de la Fundación Filia con la Universidad Rey Juan Carlos existe actualmente un Título Universitario Oficial de Formación de Coordinadores Parentales.

En última instancia, se trata de actuar a tiempo para evitar el maltrato psicológico infantil durante los procesos de divorcio altamente conflictivos y evitar el muy probable desarrollo de patologías psicológicas en estos niños.

La conclusión lleva a plantearse que es necesario “aprender a divorciarse” de la mejor manera posible, dejando al margen de los conflictos de pareja a los niños y mejorando las leyes y el funcionamiento del Sistema Judicial en estos casos.

“Los padres se divorcian. Los hijos, no”.