La Guardia Civil les imputa un delito de abandono de animales

Según informa El País:

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid han intervenido una explotación ganadera situada en la localidad madrileña de Villaviciosa de Odón.

Los funcionarios han imputado a un hombre y una mujer por su supuesta implicación en delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, y maltrato animal.

La actuación se inició tras recibir el equipo de investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza de Tres Cantos una comunicación de un vecino. Este alertaba del abandono de varios animales en una finca situada en la Cañada Pirrucas, en Villaviciosa de Odón.

Una vez los agentes lograban ubicar la finca, se procedió a su inspección, en coordinación con veterinarios de la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid. Allí localizaron una veintena de cabras en avanzado estado de descomposición, las cuales llevaban varios meses abandonadas. Durante el reconocimiento, los especialistas del Seprona localizaron varios crotales (pendientes de plástico que se pone en las orejas del ganado para poder identificarlo) que permitieron identificar a la postre la explotación ganadera y a sus legítimos propietarios.

Así mismo y dado el estado tan avanzado de la descomposición de los cadáveres, los veterinarios declinaron la opción de realizar una necropsia a los animales. Una vez fueron localizados los propietarios de la explotación ganadera, se procedió a citarlos en calidad de investigados por abandono de los animales. El hombre tiene 55 años y la mujer 56. Ambos, que carecen de antecedentes policiales, son vecinos de Villaviciosa de Odón. Ambos quedaron a disposición del juzgado de Móstoles que investiga los delitos.

Los restos de los animales fueron retirados por una empresa autorizada de la Comunidad de Madrid.

Explotación ganadera donde estaban abandonadas las 20 cabras.

Guardia Civil