jueves, 1 diciembre
InicioActualidad localCrónica resumen del último Pleno municipal
Noticia presentada por:Remax Premium

Crónica resumen del último Pleno municipal

Dios existe

Para muestra, un botón, o dos…

En nuestro Ayuntamiento, los dos contratos de mayor relieve por su importe millonario son el de «recogida de residuos y limpieza de calles” y el de «parques y jardines». Los Pliegos de condiciones obligan, lógicamente, a que la empresa concesionaria aporte al Ayuntamiento la información que este le requiera para una elemental fiscalización de su gestión. Pero si ese control no se realiza, ¿para qué les va a pedir información? Que la concesionaria haga lo que quiera.

Urbaser tiene la concesión de la gestión de recogida de residuos en Villaviciosa desde tiempos inmemoriales. Alguien podría pensar que «como ya hay confianza», ¿para qué se le va a controlar? Pero la ética política y profesional obliga a hacerlo, ¿no? Pues a un concejal de la oposición (Sr. Serigós, Vox) se le ocurre solicitar que comparezca el Sr. Paul Rubio, concejal del Equipo de Gobierno (en adelante, EG), que ostenta la competencia sobre la materia, y le formula una batería de preguntas con la que aspira a conocer si el mencionado control se está llevando a cabo; además, denuncia la obsolescencia de la maquinaria y vehículos (que manchan las calles cuando trabajan o están aparcadas) con las que Urbaser funciona en nuestro pueblo. 

El Sr. Rubio contesta o, mejor dicho, lee lo que le han preparado como contestaciones, a algunas preguntas e ignora otras. Y si un caso puede ser significativo es el siguiente: el concejal opositor lleva meses pidiendo, sin éxito, las cifras de los empleados que Urbaser tiene trabajando en nuestra localidad. Pero esta vez, el Sr. Rubio, con aire triunfal, le relaciona ¡por fin! los trabajadores hasta un total de 29. Como él solo lee y no conoce el sentido de las magnitudes que está dando, se queda tan contento. Pero cuando en la réplica, el Sr. Serigós le pregunta si sabe cuántos trabajadores requiere el Pliego de condiciones, el Sr. Rubio balbucea y rectifica: «me he confundido, los que están trabajando no son 29, sino 35». Se la ha dejado botando al Sr. Serigós: «son 53 los que exige el Pliego, y deberían estar trabajando aquí». No hay más preguntas Señoría.

Por cierto, que  el Sr. Rubio debe haberse  cansado ya de comparecer para que le hagan preguntas, así que, advierte a todos los concejales de la oposición de que, a partir de ahora, haciendo una interpretación sui generis del Reglamento, el EG no admitirá a trámite ninguna comparecencia que solo sea una serie de “preguntas encubiertas” (¡!). Probablemente tenga razón, porque ¡total para lo que responde!

La gestión de Parques y Jardines la tiene adjudicada FCC. El EG llevó la aprobación de la ¡¡¡5ª (y última) prórroga!!! Y lo hizo ¡¡¡por urgencia!!!, como si hasta ese momento no hubieran caído en la cuenta (luego se supo que ¡¡fue la propia FCC la que avisó!! del fin del período). Así que el EG dormido y todos los demás a correr. Porque el concejal de MasMadrid, Gumersindo Ruiz, preguntó a la Sra. Interventora qué ocurriría si el Pleno votara en contra (de esta prórroga y de otras dos de suministro de electricidad y gas, que también vencían). La Sra. Porta fue contundente: «Pues que nos quedaríamos sin los contratos, empeoraríamos la función interventora, . . .» Es el sistema de chantaje continuado (todos los Plenos hay alguno o varios): «Si no nos aprobáis esto, será el caos total y serán los vecinos los perjudicados». Pero la oposición siempre acaba aceptando. A pesar de que les acaban de entregar la documentación… incompleta. El juego de la gallinita ciega es más divertido.

El pret a porter de cada día

1.- La concejala Tortajada consiguió que se le aprobara su propuesta solidaria de que el libro El Juez y la Trenza sea uno de los regalos de protocolo del Ayuntamiento. La compra de tantos ejemplares supondrá una inyección importante a la Asociación INADcure. 

2.- Ante el riesgo de la posible derogación o de modificación parcial de la legislación contra la discriminación del colectivo LGTBI de la CAM, el concejal de MasMadrid, Gumersindo Ruiz, consiguió votos suficientes para sacar adelante esta moción de apoyo que protege a unos tres mil vecinos nuestros. El PP y Vox, a pesar de proclamarse defensores de las personas LGTBI, no apoyaron la propuesta.   

3.- La concejala de IU, María Vela, compensó su omisión en el Pleno del mismo día en que acababa de ser enterrada Almudena Grandes, presentando una propuesta para que la futura biblioteca, cuando se construya, llevara su nombre. La izquierda (MasMadrid y PSOE), se adhirió incondicionalmente, pero una enmienda de Ciudadanos salvó al PP, que no tuvo que mojarse. Lo que se acordó, en realidad, fue dejar el asunto «ad calendas graecas”.

4.- Vox consiguió que se aprobara acometer una adecuada iluminación de los parques y otros lugares. Si alguna vez se llevara a cabo (¡Dios no lo quiera!), rompería con esa oscuridad intimista que ambienta nuestras calles y urbanizaciones y que hace tan característica a nuestra ciudad y tan acogedora para determinada gente. Y, desde luego, perdería su encanto y atractivo para poder ser escenario de cualquier película o serie de terror.

5.-En cada Pleno algún grupo trae alguna moción en apoyo de las personas con algún tipo de discapacidad. Bienvenida sea esta competición. En este caso, Vox proponía la realización de una auditoría de las plazas de aparcamiento para estas personas con movilidad reducida. Quedó todo aprobado por unanimidad. Pero muchos vecinos están hartos de ver cómo conductores desaprensivos aparcan sin ninguna consideración en esas plazas sin autorización o estacionan un vehículo autorizado sin ser el titular de la tarjeta; y, se quedaron sorprendidos de la seguridad con la que el concejal Rubio y el Alcalde presumieron de su rigurosa vigilancia y cumplimiento.      

6.-Una vez que se ha generalizado en los medios y en los corrillos de la calle Carretas aquello de la pinza (que venía a emular la de Anguita y Aznar) en IU han dado un giro copernicano a su posición. La concejala de IU, Sra. Vela, no dejó pasar ni una sola de sus intervenciones sin atacar al EG del PP. En un exceso, antes no visto, llegó a calificarles nada menos que de «incapacidad de gestión» ¡Habría bastado con que le devolvieran el rosario de su madre, aunque se quedaran con todo lo demás! ¡Bienvenidos al club! les dicen, alborozados, los concejales de la oposición. Y, viniéndose arriba, descubrió a Vox como la nueva pareja de baile del PP. Así lo dejó establecido. Y acertó, porque  para que todo quedara confirmado, al finalizar el Pleno, la portavoz de Vox, María Ruiz, sin anestesia ninguna, sentenció: «Están condenados a negociar con nosotros». Por si no ha quedado claro, esto se lo dijo al PP, no a IU.

Una de teología

Mucho más importante que las disquisiciones de teólogos, filósofos y pensadores sobre la existencia o no de Dios, el hecho de que este Ayuntamiento no esté cerrado o clausurado por derribo, solo se entiende si aceptamos que es la Divina Providencia la que suple la falta de gestión. Serigós pidió a Génova que en  las próximas elecciones municipales el PP incluya en las listas de candidatos a personas con algún conocimiento de los temas municipales y, si no fuera así, que, al menos, tengan capacidad para aprender. Pero se quedó corto, porque no es que no sepan; es demasiado evidente que entre los miembros del EG no se hablan, ni siquiera se miran, la comunicación interna brilla por su ausencia, y, desde luego, no se aman. Ni con su jefa. Tiene que ser Dios, en una o en sus tres personas, el que mueve los hilos y no deja que esto se hunda del todo. Otra explicación no cabe.

Últimos artículos