viernes, 23 febrero
InicioArticulos y entrevistasEl último tren y las estaciones en "El Bosque"
Remax

El último tren y las estaciones en «El Bosque»

Otoño

Aunque venía de mucho tiempo atrás, (desde el movimiento de los vecinos contra la instalación de un centro de distribución de Mercadona), el campo de batalla electoral tuvo su momento álgido con la elección a la Junta Directiva de la Entidad urbanística. Los enfrentamientos, ataques y mentiras crearon un ambiente crispado. La propaganda confundía y los audios aclaraban. Al final, el efecto más positivo fue la alta participación de sus vecinos, como no se había producido jamás y una nueva Junta Directiva con vocación manifestada entre la renovación y la ruptura. Y, por supuesto, un deseo expresado por ambas partes de impulso, colaboración y normalización de una convivencia pacífica, superadora de enfrentamientos pasados.

Invierno

La toma de posesión de la nueva Junta abrió un período para ir conociendo la realidad, con sus interioridades, antes de tomar medidas. Mejor aún si se cuenta con la colaboración de la anterior estructura administrativa y de gestión, porque el plazo podrá abreviarse. No tanto como algunos impacientes comienzan ya a reclamar y no tan largo como para demorar lo que se considera urgente y necesario.

El calendario permitía a la nueva Junta dar muestras de eficacia y de voluntad integradora. La Navidad que se aproximaba era una buena oportunidad para ello. Y a fe que la aprovecharon. Fue tan amplio como sorprendente el programa de actividades lúdicas, festivas y culturales, dedicadas tanto a niños, como a jóvenes y a mayores: Concurso de arte navideño, concierto tributo Dúo Dinámico, día de perros, decoración de muffins, concierto de piano y violín, show de magia, día del patín, concierto de coro y orquesta, frisbee golf (juego familiar), roscones y chocolatada y el tradicional saludo a los Reyes Magos tan emotivo para los más pequeños. Todo con la colaboración de diversas personas y empresas locales, que evitó que la Entidad, prácticamente, tuviera que disponer de sus fondos. Y con el deseo de colaborar e intervenir de muchos más, hasta el punto de que «fuera de carta» (como en los restaurantes), con el programa ya cerrado, se apuntó también el grupo flamenco de Alberto Fernández, que tuvo una excelente actuación animando, como si de una «zambomba jerezana» se tratara, a los numerosos asistentes.

La enorme participación (https://photos.app.goo.gl/Zk3RUJ8Xp8w8pMfq6) y el espíritu navideño puede ser el mejor augurio de superación de los enfrentamientos pasados.

Pero ahora empieza ya el período de afrontar los problemas, adoptar decisiones y aplicar soluciones: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Con qué?

Primavera

La actual estación invernal desembocará en las elecciones municipales de la próxima primavera.

Ahora son conscientes en la nueva Junta de E.B. de que la capacidad presupuestaria y operativa está en el Ayuntamiento, que es el que tiene realmente los medios materiales, económicos y financieros importantes. Al lado de estos, las disponibilidades de la Entidad son realmente migajas. Todos saben muy bien que, desgraciadamente, los gobiernos municipales del PP nunca se han preocupado, ni ocupado, de los vecinos de El Bosque porque nunca han dejado de votarles. ¿Para qué se iban a esforzar, teniendo su voto seguro? Una comunidad con una estructura social de clase alta y media alta es un voto cautivo, como se viene demostrando elección tras elección. Y más, teniendo en cuenta el interés que puede tener el actual alcalde, sabiendo que su partido, el PP, no lo presentará como candidato.

Todavía se recuerda cuando en el momento crucial del conflicto con Mercadona, el alcalde, en vez de ponerse del lado de los vecinos o tomar las decisiones que en justicia les favorecería, aprovechó para irse a Cataluña, quitándose de en medio. Incluso se permitió colgar en las redes las fotos de su viaje riendo, disfrutando, poniendo tierra de por medio. Menos mal que Mercadona tuvo claro que no le interesaba enfrentarse a los vecinos-clientes («Es el mercado, estúpido») y abandonó su proyecto, más propio de un polígono industrial. 

¿Qué apoyo ha mostrado este alcalde (por no nombrar a los anteriores) hacia El Bosque? Disponiendo este Ayuntamiento en la actualidad de unos recursos para inversiones de 23 millones de euros, ampliable hasta más de 50, ¿alguien conoce alguna inversión que haya realizado en EB? 

Así que, aunque la Junta Directiva y la Asociación de Vecinos de El Bosque no se han manifestado a favor, ni en contra, muchos vecinos llevan tiempo hablando de la conveniencia (incluso necesidad) de preparar para las próximas elecciones municipales, una candidatura al margen de los partidos, sin ideología política, trasversal, cuyo único objetivo sean los intereses de los vecinos de El Bosque, cambiando apoyos por inversiones. Sin pretensiones de entrar en el gobierno municipal, sino solo (y nada menos) de negociar partidas presupuestarias para la urbanización, a cambio de votos para quienes formen el Gobierno. A quienes les acusan de elitismo, les responden que se trata solo de recuperar los perjuicios y deterioros sufridos por el abandono y el desprecio de los sucesivos gobiernos municipales. Los cálculos electorales sitúan sus posibilidades entre 4 y 5 concejales y teniendo en cuenta la atomización previsible por el elevado número de candidaturas que concurrirán, constituiría una enorme fuerza en el Ayuntamiento (la mayoría absoluta está en 11 concejales). Así piensan que si los vecinos de E.B. suponen, en números redondos, la cuarta parte de la ciudadanía de Villaviciosa, podrían conseguir ser tratados en esa misma proporción en las partidas presupuestarias, para inversiones y gastos en la urbanización. 

Además, en estas elecciones, la posibilidad de acudir a las urnas con dos papeletas, una para la Comunidad de Madrid, y la otra para el Ayuntamiento de Villaviciosa, permitiría al votante que una fuera la ideológica y la otra la de defender sus intereses.

¿Se atreverán a dar el paso? Lo más seguro es que todo este planteamiento se quede en nada, en una charla de café. Crear una Agrupación de electores es muy sencillo (500 firmas), pero lo difícil es que haya un grupo de personas dispuestas a sacrificar su tiempo, su esfuerzo y hasta su imagen. Los que integraron ambas candidaturas para conseguir la Junta Directiva fueron capaces de hacerlo, pero intentar este otro objetivo les pilla demasiado cerca sin haber podido recuperar el aliento.

Verano

El verano que viene, tras las elecciones, E.B. seguirá sin aceras, sin iluminación, sin seguridad, sin limpieza… Pero con unos cuantos «parches» que habrá conseguido implementar la presidenta y los nuevos directivos de la Entidad, con su mejor voluntad. Y así este verano y otros muchos más; como mínimo cuatro, dice un vecino en las redes. Si no se forma candidatura propia, seguirán votando al PP, que se ha olvidado de EB todo este tiempo y seguirá haciéndolo; ¿por qué va a cambiar ahora? Ya le va bien así. 

El último tren habrá pasado de largo. E.B. será siempre estación de invierno.

Lo conseguido hasta ahora es solo la plasmación del principio lampedusiano de que es necesario un cambio «para que todo siga igual».

Últimos artículos