sábado, 18 septiembre
InicioActualidad local¿Fue bonito mientras duró? Crónica del Pleno de diciembre
Noticia presentada por:Remax Premium

¿Fue bonito mientras duró? Crónica del Pleno de diciembre

Hay que reconocer que estos momentos tan duros no son propicios para hacer una fiesta de fin de curso en la que todos los alumnos del cole muestren sus habilidades ante los padres. En su lugar, se programó sin globos ni confetis, (tras evacuar varios asuntos intrascendentes de trámite), tan solo una «Función» de un par de entremeses teatrales. El primero, un asunto jurídico con repercusiones económicas, y el segundo la representación de un «miniexamen».

Tema 1: Reclasificación de policías

El tema de las reclasificaciones profesionales de algunos policías ya se había tratado anteriormente en varias ocasiones, decidiendo Vox y el PP, en contra del informe jurídico del Secretario General.

Se estaba ante un conflicto normativo entre la ley autonómica y las leyes estatales. Debería prevalecer la Ley Nacional frente a la Regional, pero, sorprendentemente el juez no había aplicado la estatal (ni siquiera la había tenido en cuenta), sino la autonómica, por lo que debería presentarse un recurso de apelación planteando una cuestión de constitucionalidad para poder saber cuál es el Derecho aplicable.

Pero, a diferencia de los casos anteriores sometidos al Pleno, había un hecho novedoso de especial trascendencia: la reciente Providencia de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 3 de diciembre que disponía la apertura de un trámite de alegaciones previas para plantear una cuestión de inconstitucionalidad (precisamenteuna de las peticiones que el informe del Sr. Secretario venía formulando). Solo así podrá saberse la doctrina del Alto Tribunal para actuar en consecuencia, con las importantes repercusiones económicas que tiene el asunto.

Pero sorprendentemente, Ernesto Serigós, que cuando habla de temas de gestión suele estar documentado, prefirió «sostenella y no enmendalla», votando con su grupo en contra. Menos mal que todo el resto de concejales permitió someterse al criterio del TSJM. Veremos así, en su día, en qué queda todo.

Tema 2: «Exhibición de obras»

El concejal de obras, José María López, quiso aprovechar el Pleno para exhibir «sus» obras. Las que se han llevado a cabo desde que se levantó la veda en septiembre y que se recogían en el famoso decreto de alcaldía. Pareció que todas eran suyas porque se las atribuyó él, sin citar a otros concejales que habían hecho las propuestas.

Dio la impresión de que estaba haciendo méritos ante alguien, para un futuro inmediato, recordando aquella fase de las antiguas oposiciones en la que el candidato llevaba a cabo un indecoroso «autobombo». Y aunque seguramente no tenga nada que ver, desde el banco del PP, surgió un inmediato agradecimiento por la transparencia y por la riqueza de su información. Desgranó una miscelánea de muchas cosas menores con más vistosidad que importancia, como bautizar «ciclocalles» a unos brochazos de pintura, y alguna de cierta relevancia, como la iluminación en las urbanizaciones que deberían acometerse junto al soterramiento de líneas aéreas, accesibilidad de aceras, evitando duplicidades de obras.

Pero más allá de la discusión sobre si el grado de ejecución supera el 90% (si se contabilizan acciones) o el 60% (si se contemplan los importes), el concejal se esforzó en explicar su gestión porque, aunque nadie «pusiera nota». Quizá así él pudiera convencer por si alguien «tomaba nota» desde Génova, para poder mantener su puesto en el inmediato futuro.

Y así se llegó al momento sorpresa de los «Ruegos y Preguntas«

Gumersindo Ruiz, de Más Madrid, se hizo eco de una denuncia recurrente sobre una cantidad de más de treinta mil euros concedida a un funcionario por su jubilación cuando, al parecer, su situación era de una cierta irregularidad y este gobierno podría no haber actuado correctamente. Este asunto merecerá que desde nuestra publicación al menos, le prestemos un seguimiento hasta su esclarecimiento.

María Ruiz, una vez más, no defraudó. Su habitual intervención ecuménica de los últimos Plenos elevó el nivel de debate político y vino a anunciar el inminente fin de este gobierno. No tanto por su decisión expresa de retirarle su apoyo, sino por la antigua oferta de sus 5 votos al PP para que hiciera con ellos lo que le viniera en ganas.

Pero su tono en este Pleno pareció estar más trufado de melancolía que de optimismo. En este ambiente político de expectativas creado, se esperaba que el líder (sea quien sea) del PP le diera la réplica. Pero se bajó el suflé.

El concejal Lucero (que seguro es aún más brillante al alba, que al caer el sol) se limitó a interesarse por el programa informático del archivo, que debe ser también cuestión capital. Capital y sobre todo, conveniente, para no hablar del tema. Claro que si el asunto se ventila en Génova, ninguno tiene nada que decir.

Todos ellos como jugadores de póker.

Pero ahora, en este casino, la banca la tiene el PP, no Vox.

Y nos despedimos de este 2020

Desde el Consejo de Redacción de ACUA os deseamos a todos los vecinos unas felices fiestas y juntos, ¡ a por el 2021 !

Últimos artículos